sábado, 31 de agosto de 2013

''La vida íntima de Julia Norris'' (1946)

La vida íntima de Julia Norris de Mitchell Leisen (To each his own, 1946)

Amores y desgracias caídos del cielo


 El melodrama es un género difícil de abordar, puesto que el director ha de narrar y filmar consiguiendo que los espectadores empatizen con los sentimientos de todos los personajes y lograr asi que afloren de forma natural y verosímil sus emociones.
Hay muchas películas pertenecientes a este género que devienen fácilmente en una sucesión de escenas y situaciones que pretenden conmover al espectador de forma casi obscena, induciéndole al llanto fácil mediante la exageración, la sobreinterpretación de los actores y torpes realizaciones que emplean el primer plano y música triste o dramática a todo volumen como recurso fácil.

Y es que el melodrama es un género reservado para los grandes maestros, aquellos que de verdad logran conmovernos de forma sincera y eficaz, dejando en nosotros algo así como una huella imborrable en nuestro corazón, algunos de ellos son, Douglas Sirk, Max Ophuls o Kenji Mizoguchi. 


 La película que hoy comento, es una auténtica delicia, una de esas películas que ejerce una atracción especial sobre el espectador. Dirigida por Mitchell Leisen, director que, si bien no posee la enorme categoría de los anteriores directores citados, sí que demostró un gran talento para la comedia (Midnight, Easy Living) y de un elegante, sensible y preciso estilo para el melodrama, siendo el más destacado de todos: La vida íntima de Julia Norris. 


La historia fue escrita por Charles Brackett y él mismo junto a Jacques Théry y Dodie Smith elaboraron el guión, que si bien resulta atractivo, no alcanzaría la excelencia sin la elegante y estilizada puesta en escena de Leisen, que con la fotografía de Daniel L. Fapp y la estupenda música de Victor Young, confiere a la película un tono especial, conviertiéndola en una especie de cuento de amor realista y mágico.

La cámara está siempre situada a la distancia justa, predominio del plano medio, con una luz suave y contrastada sin llegar al claroscuro, el primer plano se usa exclusivamente para los momentos más intensos, ésto unido a la contención del reparto actoral, en la que sobresale la destacadísima actuación de su protagonista, una delicada Olivia de Havilland, ganadora del Oscar a la mejor actriz principal, hacen el resto. 


 Julia Norris rememora su vida, una oscura y desangelada Nochevieja, en un flashback que ocupa casi toda la película, a pesar de los dramáticos acontecimientos que le suceden, hay en ella, una esperanza que nunca se apaga, una ilusión en el amor inquebrantable.
La habilidad de Leisen está en emocionar al espectador manteniéndole siempre al borde de la lágrima, hay por lo tanto sensibilidad, no noñería. Una obra magnífica a descubrir y a reivindicar, espero que la veais y os emocioneis como yo lo he hecho.   



NOTA: 9.

Por Juan Murillo Bodas.

 

jueves, 22 de agosto de 2013

Actrices a reivindicar: Jean Arthur



Nacida como Gladys Georgianna Greene el 17 de Octubre de 1900 en Nueva York, comenzó su carrera en el cine mudo, su debut se produjo con un pequeño papel en ''Sota, caballo y rey'' de John Ford (1923), se pasó varios años interpretando papeles olvidables en cortos o westerns menores. Su despegue artístico vino de la mano del genial Capra, que la escogió personalmente para ''El secreto de vivir'', donde formaría una pareja cinematográfica inolvidable con el mítico Gary Cooper. Sus años de máximo esplendor transcurrieron en los 30, a partir de mediados de los 40, su carrera empezó a decaer, aunque tuvo destellos puntuales, como en ''Berlín Occidente'', ''El asunto del día'' o ''Raíces profundas'' (siendo ésta, la última cinta que filmó).



Jean Arthur fue una de las presencias más encantadoras que han pisado la gran pantalla. Una actriz excepcionalmente dotada, especialmente para la comedia (poseía un timing cómico perfecto, incluso para un género tan peculiar y ágil como el de la screwball comedy), que con el paso de los años, no ha sido lo suficientemente valorada y recordada. Sus colaboraciones con el optimista Frank Capra, son de lo mejor que ha conseguido en su carrera, este director ha sabido sacar lo máximo de ella como intérprete, está estupenda en ''Caballero sin espada'', ''Vive como quieras'' y ''El secreto de vivir''. Únicamente estuvo nominada en una ocasión al Oscar, fue por ''El amor llamó dos veces'' del gran George Stevens, director con el que repetiría en dos films más, ''Raíces profundas'' y ''El asunto del día''. Era una actriz que siempre cumplía o estaba más que correcta, trabajó a las órdenes de directores de renombre como Capra, Hawks (en la interesante ''Sólo los ángeles tiene alas''), George Stevens, Michell Leisen (excelente en ''Una chica afortunada'') o Billy Wilder (''Berlín Occidente''). Desprendía una gran dulzura en la pantalla, se englobaría en ese grupo de actrices que adoras tanto, que desearías llevartelas a casa.

La menuda actriz (medía 1,60), falleció a los 90 años, en Carmel (California), de un fallo cardíaco, el 19 de Junio de 1991.



Curiosidades


Columbia Pictures, en los tiempos, en los que su carrera ya no funcionaba tan bien, la sustituyó por Rita Hayword, como la mejor estrella del estudio. Curiosamente, comparten el mismo día de cumpleaños.

El director George Stevens decía que fue una de las mejores intérpretes cómicas que jamás había visto en la gran pantalla, mientras que Frank Capra aseguraba que era su actriz favorita.

Se rumorea que cuando terminó su contrato con la Columbia en 1944, ella salió de las oficinas del estudio, gritando ''Soy libre, soy libre''.

A finales de los 40 dejó el cine temporalmente e intentó retornar al teatro, formó parte de la adaptación teatral de ''Nacida ayer'', pero a última hora, la sustituyó Judy Holliday, que más tarde, haría la versión cinematográfica y ganaría un Oscar por este papel.

A mediados de los años 60, probó suerte en la televisión con ''The Jean Arthur Show'', pero el programa fue cancelado poco después, duraría menos de una temporada.

Gary Cooper fue su partenaire masculino favorito.

James Stewart dijo que fue la mejor actriz con la que trabajó, que nadie ''poseía su humor, su timing''.

Rechazó hacer ''Que bello es vivir'', porque no quería volver a trabajar tan pronto con James Stewart, con el que ya había colaborado en dos ocasiones anteriores, a las órdenes de Capra.

Rita Hayword comentó que Jean Arthur no le hablaba durante el rodaje de ''Sólo los ángeles tienen alas'', años más tarde, Jean se arrepintió de ello.

Dio clases de interpretación en Vassar, entre las alumnas se encontraba Meryl Streep, que cursaba su tercer año allí. La primera vez, que Jean vio a Meryl ensayando la obra ''Miss Julie'', creyó firmemente que había nacido una nueva estrella.





Citas

''Esos dos años y medio que trabajé en Broadway, fueron los años más felices de mi vida. Me encanta el teatro. Creo que todas las chicas que quieran convertirse en actrices, deberían de estar algunos años haciendo teatro''.

lunes, 19 de agosto de 2013

Raquel, Raquel (1968): Prometedor debut de Paul Newman en la dirección


Paul Newman sorprende en su debut como realizador, con una valiosa obra que emana sensibilidad, intimidad y honestidad. La vida de una treinteañera, que 14 años después de morir su padre, se encuentra atrapada en un pueblo sureño, con una desesperada búsqueda de afecto.
Su tediosa vida se resume, en dar clases en un colegio y volver a casa a cuidar a su madre. En el fondo, como persona, sigue siendo una niña, con un atroz miedo al contacto humano, muy introvertida, inocente y por momentos, casi al borde de una depresión.


La historia nos narra la gris existencia de nuestra protagonista, a través de flashbacks que rememoran su niñez en contraposición con su vida adulta, para explicarnos como llegó a esa época de tristeza e insatisfacción, en la que todas las mañanas debe de hacer un esfuerzo extra para conseguir las fuerzas necesarias para seguir adelante. Hasta que se enamora y cree haber encontrado, algo por lo que merece la pena vivir, pero las cosas no saldrán bien.
Newman cierra la cinta con un halo de esperanza, al revés de como la empezó, de manera deprimente. La mayoría de la película conserva un aire decadente, que es el tono adecuado para el tipo de historia tan demoledora que nos cuenta. A pesar de su convencionalidad, el retrato introspectivo que hace Newman del personaje central, es muy interesante y desgarrador, es una película que merece la pena. Joanne Woodward además, está estupenda, fue nominada al Oscar como mejor actriz. Y vuelve a demostrar una vez más, que es mucho más que la esposa del famoso actor, de hecho, la actriz había ganado un Oscar anteriormente, por su conmovedora y compleja interpretación en ''Las tres caras de Eva'', interesantísima cinta que hacía un incisivo retrato acerca de la historia real de una mujer que padecía un trastorno de múltiple personalidad.



Newman demuestra mucho tino detrás de las cámaras, no solamente es un actorazo, si no, también un director a tener muy cuenta, muy interesante. La cinta pone de manifiesto su inusitado talento para dirigir dramas intimistas. Su cinta, a pesar, de su sencillez argumental, es sólida y profunda, me ha sorprendido gratamente. El actor vivía en aquella época, una de sus etapas de máximo esplendor, contaba entonces con 43 años y ya reunía en su excelente filmografía, títulos magníficos y altamente recomendables, como ''El buscavidas'', ''Hud, el más salvaje entre mil'', ''Harper, investigador privado'', ''La leyenda del indomable'' o ''Dulce pájaro de juventud''. Se encontraba en un momento de su carrera, con plena libertad artística, en el cual, podía decidir qué hacer, pidió dirigir. Siempre tuvo en mente a su mujer como protagonista de su debut (más tarde, repetiría con ella, dirigiendola de nuevo, en la que considero bastante superior a la que nos ocupa en esta ocasión, me refiero a ''El efecto de los rayos gamma sobre las margaritas'' o en una nueva adaptación cinematográfica de una obra del mítico Tennessee Williams ''El zoo de cristal'', entre otras), porque quería regalarle una gran oportunidad de lucirse interpretativamente hablando. No lo tuvo nada fácil para financiar su película, tuvo que rogarle más de lo previsto a Warner Bros, al final, consiguió la cantidad de dinero que necesitaba del estudio, a cambio, fueron obligados él y su mujer, a aceptar prolongar sus contratos bajo unas condiciones económicas poco ventajosas. Newman deseaba alejarse de propuestas comerciales a la hora de dirigir su ópera prima, por eso, le fascinó la idea de filmar un drama intimista... “Quería probar a Hollywood que se pueden hacer películas sobre gente sencilla, sin violencia y sin indios arrancando cabelleras”.

El guión se basa en la novela ''A Jest of God'' de la novelista canadiense Margaret Lawrence y fue adaptado para la gran pantalla, por el guionista de ''Rebelde sin causa'' (Stewart Stern).



La implicación de Newman en la película es bastante notoria, incluso se atreve a incorporar a una de las tres hijas que tuvo con Joanne en el reparto, Neil Potts interpreta a Raquel de niña, además de que ejerció de productor de la cinta.




Curiosidades

La película consiguió varias importantes nominaciones a los Oscar, para Joanne como mejor actriz, mejor película, Estelle Parsons como mejor actriz secundaria y mejor guión adaptado.

La cinta se rodó en Conneticut, el mismo estado donde vivía el matrimonio, intentando huír del bullicio de Hollywood.




Jezabel (1938)

Jezabel (1938) de William Wyler

Una mujer rebelde y valiente viviendo el final de una época



La maestría de William Wyler para el drama es bien conocida entre los aficionados al cine y esta película es un buen ejemplo de ello. El director de origen franco-alemán contribuyó junto con otros grandes directores como John Ford, Howard Hawks o Raoul Walsh a forjar lo que se ha venido a llamar cine clásico estadounidense. 

Wyler trataba de contar cada historia con el tono y el estilo apropiados, en este caso es una historia llena de pasión y de sentimientos encontrados o para decirlo más claramente de visiones del mundo opuestas, que se desarrolla en el estado de Lousiana, durante los años inmediatamente previos a la guerra civil norteamericana. Se trataba de la adaptación al cine de la obra de teatro de mismo título de Sir Owen Davis, estrenada con poco éxito en 1933.




La ambientación y recreación de la época está cuidada hasta el más mínimo detalle, todo convenientemente mostrado con la magistral fotografía de Ernest Haller (Los violentos años veinte, Lo que el viento se llevó o El hombre del Oeste) cuyos movimientos de cámara travellings, panorámicas y uso de la luz (espectaculares y luminosos primeros planos de Bette Davis) muestran perfectamente los diferente espacios en los que se desarrolla la historia, especialmente apreciable en la larga secuencia del baile, en el que Julie Marsden interpretada por una fabulosa Bette Davis (ganadora del Oscar a la mejor actriz protagonista de 1939) y Preston Dillard interpretado por un también excelente Henry Fonda aparecen atrapados en una suerte de microcosmos de rígidas normas sociales del que ella pretende salir. Y es que desde un primer momento Julie Marsden muestra cual es su temperamento: dominante, rebelde e impulsiva, se unen a ésto unos sentimientos contradictorios, por un lado se siente una princesa sureña con todos los privilegios de los que goza una mujer de su clase y de su raza, pero por otro lado detesta las convenciones sociales del mundo en el que vive y trata en todo momento de desafiarlas, a su paso siembra cizaña entre los dos hombres que la aman...
Los actores secundarios también están muy bien interpretados (George Brent, Donald Crisp o Fay Bainter, que se llevó el Oscar a la mejor actriz secundaria de 1939) por lo que no sorprenden los galardones obtenidos por esta película, ya que Wyler fue un extraordinario director de actores y trabajó con los mejores de su época: Bette Davis, Olivia de Havilland, Gary Cooper o Montgomery Clift, son sólo algunos de ellos. 



La película muestra la grandeza y la belleza del viejo Sur, aunque aparece ya en franca decadencia, debido al empuje de los estados del Norte que aparece reflejado tanto en la competencia por el comercio, como en la insostenibilidad de un orden moral y social (el del Sur) en el que el honor se defiende en duelos a muerte y la personalidad individual no tiene hueco al estar sometido a una moral rígida y puritana.

Estupenda película pues, con interesantes apuntes históricos y con una historia estupenda que mantiene la atención del espectador de principio a fin. 


Por Juan Murillo Bodas.

viernes, 16 de agosto de 2013

Romy Schneider, la actriz trágica




Nacida como Rosemarie Magdalena Albach-Retty, el 23 de Septiembre de 1938 en Viena, hizo su debut en el cine con tan sólo 15 años. Al principio de su carrera, su madre Madga Schneider, supervisaba su carrera muy de cerca, de hecho, su decisión de aceptar ''Amoríos'' fue aprobada por su progenitora, ya que se trataba de un remake de ''Christine'', del genial Max Ophuls, que la propia Madga había protagonizado años atrás, interpretando el mismo papel al que daría vida su hija. Se rumoreó, que su madre, le aconsejó hacer más películas de Sissi ya que después del enorme éxito de las tres primeras le ofrecieron un considerable aumento de salario a la joven actriz, pero Romy se negó, por miedo al encasillamiento y porque deseaba retarse interpretativamente hablando, sólo aceptaría, años después retomar a este mítico personaje, en una versión mucho más lúgubre y adulta bajo la batuta de Visconti, en la excelsa ''Ludwig''.



Romy Schneider adquirió gran popularidad en los años 50, debido a las edulcoradas películas de Sissi, luchó mucho a lo largo de su carrera por quitarse esa etiqueta, que simplemente servía para limitarla artísticamente hablando, porque no la permitiría crecer si seguía por ese camino. Pronto dejó ese tipo de películas, ''Amoríos'' fue importante en su vida, porque gracias a ella, conocería al gran amor de su trágica existencia, Alain Delon, por aquel entonces, un actor que acababa de empezar y que aterrizó en el cine de manera fortuita, de origen humilde y que comenzó desde abajo, trabajando en pequeños oficios que nada tenían que ver con la actuación, de hecho, su familia no estaba vinculada al espectáculo. Se fijaron en él a raíz de asistir al festival de Cannes cuando todavía era un desconocido, Romy sin embargo, ya era una estrella mundial gracias a la Emperatríz Sissi.
Su primer encuentro se produjo cuando Alain fue a recogerla al aeropuerto de Niza, con un ramo de flores bajo el brazo, Romy por aquella época no hablaba francés y él tampoco inglés o alemán, la actriz austríaca describió aquel primer contacto como embarazoso, ya que ninguno de los dos podían comunicarse y ella quedó impresionada por su belleza, su comunicación fue visual. Se comenta, que durante el rodaje de la bonita ''Amoríos'' no se llevaban bien, porque eran muy opuestos, él era rebelde, temperamental, complicado y de clase baja, ella era una niña bien, inocente y dulce, además era hija de actores (sus padres estaban bien posicionados dentro de la sociedad alemana, se comentaba que eran amigos íntimos de Hitler, su madre Madga supuestamente llegaría a ser amante del dictador, este lamentable contacto, haría que Romy no le hablase en mucho tiempo, además, su padre las había abandonado, su madre intentó sacar adelante a la familia como pudo). Su amor floreció, poco después de terminar el rodaje, cuando iban de camino a un festival para presentar ''Amoríos'', parece ser que a raíz de este evento empezaron a conocerse mejor, cuando bailaron juntos, Romy aseguró que sentió al hombre y se dio cuenta de que estaba perdidamente enamorada.



Eran muy jóvenes, unos veinteañeros, pero a pesar de todo, duraron 5 años, vivieron juntos en París y se comprometieron en Lugano, pero nunca llegaron a casarse finalmente. Una de mis parejas cinematográficas favoritas, que aúnaban todo: belleza, talento y encanto. La causa de la ruptura fueron las infidelidades de Alain, incluso se llegó a decir que mantenía una relación amorosa con el maestro Luchino Visconti cuando todavía estaba saliendo con Romy, la sombra de la bisexualidad siempre acompañó a su magnífica y legendaria carrera y parece ser, que en los 70, él mismo reconoció públicamente esta tendencia sexual, aunque recientemente en su vejez se haya contradicho, haciendo comentarios retrógados en contra de la homosexualidad. Pero supuestamente, el motivo principal por el que Delon decidió terminar con Romy, fue porque tuvo un affaire con Nathalie Delon y la dejó embarazada de su primer hijo Anthony, acto seguido, se casaría con ella, el galán francés se despidió de Romy con una nota y un ramo de flores. Romy sufrió mucho por esta ruptura, nunca lo olvidaría, estaba locamente enamorada de Delon. Ella se casaría poco después con su primer marido Harry Meyen, padre de su hijo David, un complicado matrimonio, que llegaría a su fin en 1975.
Mi percepción personal, es que tanto Alain como Romy se quisieron mucho, pero eran muy jóvenes y guapos y las relaciones no siempre funcionan. Delon muchos años después de la muerte de Schneider aseguró que fue el gran amor de su vida, que era la mujer que más había amado y que vivió los años más felices de su existencia junto a ella. Fueron amigos hasta el fallecimiento de Romy, colaboraron en dos películas más, las entretenidas ''La piscina'' y ''El asesinato de Trosky''. Además de con Alain, formó memorables parejas artísticas, con Michel Piccoli, Marcello Mastroianni y Jean-Louis Tringtinant.
A través de Delon, Romy conocería a Luchino Visconti, primero representaría junto a su ex-pareja ''Lástima que sea una puta'' en el teatro a las órdenes de este genial director, que le reportaría innumerables elogios, después, vendrían el mejor segmento de ''Boccaccio '70'', ''Il lavoro'', en el que Romy brilló como nadie dando vida a una prostituta de lujo y su última colaboración juntos en ''Ludwig'', que le daría la oportunidad de darle una brutal vuelta de tuerca a Sissi.


La estupenda transición de Romy hacia papeles más maduros y complejos, se produjo con la excelente ''Las cosas de la vida'' de un director clave en su necesaria evolución artística Claude Sautet, se convertiría en su musa, realizando para él, 5 cintas (la citada ''Las cosas de la vida'', ''Max y los chatarreros'', ''Una vida de mujer'', Ella, yo y el otro'' y ''Mado'', todas altamente recomendables). Su imagen de muchachita cándida se transformó en la de una mujer hecha y derecha con una poderosa sensualidad, aunque manteniendo en el fondo, su dulzura característica. Su mirada melancólica, dulce y frágil, eran las señas de identidad de una actriz magnífica que dejó una huella indeleble en el cine y en nuestros corazones. Una pérdida terrible para el Séptimo Arte, sin duda.
Siempre se consideró alemana, aunque la zona donde nació, posteriormente perteneció a Austria, poseía la doble nacionalidad, alemana y francesa (ya que desarrolló la mayor parte de su carrera en territorio galo, donde fue adoptada como propia, era muy querida y respetada). Fue nominada a los César en varias ocasiones, ganando dos, por sus estupendas interpretaciones en las interesantísimas ''Una vida de mujer'' y ''Lo importante es amar''. Mucho tiempo después de su muerte, Delon presentó un galardón honorífico que le concedieron en estos premios.



Su carrera se vio truncada por sus tragedias personales. En 1981, su hijo primogénito David, que en aquella época contaba con 14 años, murió en circunstancias terribles, vivía desde hacía un tiempo con sus abuelos adoptivos (los padres del segundo marido de su madre, Daniel Biasini, al que quería como si fuese su verdadero padre, ya que el biológico se suicidó), en una ocasión, al no estar nadie en casa, decide trepar el enrejado del portal, una de las puntas de la reja, le atraviesa el abdomen, poco después, fallece en la mesa de operaciones. Romy nunca se recuperó de este suceso trágico y doloroso, sufrió una fuerte depresión hasta su muerte, el 29 de Mayo de 1982, que se mezcló con su adicción al alcohol. La causa de su fallecimiento no está esclarecida, hay dos hipótesis, la más extendida y posible, que fue un suicidio, debido a la supuesta ingesta de somníferos y grandes cantidades de alcohol que derivaron en un paro cardíaco y la otra, que aportó recientemente una amiga íntima de Romy, que contradice este hecho, según esta persona Romy había dejado el alcohol y ya no consumía pastillas, lo que nos conduce a la conclusión final, del paro cardíaco oficial, dejando en el aire, las causas que lo rodearon. Se rumorea, que Alain Delon, al ver el cuerpo sin vida de Romy, sollozó amargamente y le susurró: ''Te amo, muñequita''.
Dejó una hija llamada Sarah Biasini, también actriz, fruto de su segundo matrimonio, con su secretario Daniel Biasini, del que se divorció en 1981.

En 1984, se creó en su honor los premios Romy Schneider, que sirven para premiar a las jóvenes promesas galas.

Romy, es de esas actrices que englobo en un grupo selecto y reducido, las que adoro contemplar en pantalla, hagan lo que hagan. Su legado permanecerá siempre, esta inolvidable actriz de arrolladora y enigmática belleza, seguirá cautivando a generaciones venideras, porque su filmografía y su talento nunca perecerán, siempre estarán ahí. A continuación, una serie de títulos que considero imprescindibles para descubrirla en profundidad, la amplia selección, aquí.

video



jueves, 15 de agosto de 2013

Actrices a reivindicar: Rosalind Russell



Rosalind Russell fue una de las mejores actrices cómicas surgidas del Hollywood dorado, poseedora de un timing perfecto para la comedia, su increíble capacidad para sostener diálogos muy mordaces y ágiles, la hacían una actriz idónea para el sub-género de la screwball comedy, no todas las actrices se acoplan bien a este tipo de comedia tan alocada y singular. Era una actriz versátil, que también incursionó de manera solvente en roles dramáticos.
En MGM, durante un tiempo, sobre todo en su época de secundaria, suponía una opción de banquillo (una sustituta, vaya) para cuando la solicitada Myrna Loy no estaba disponible, dado que ambas además de tener un cierto parecido físico, poseían una vis cómica innegable y se adaptaban con facilidad a todo tipo de géneros y además Rosalind les resultaba más barata. Rosalind era muy consciente de esta situación y aseguraba que... "En MGM hubo una primera ola de grandes estrellas y después unas de segunda fila, que las utilizaban para sustituir a las primeras, yo era la segunda en la línea de defensa, por detrás de Myrna Loy".
Fue nominada en 4 ocasiones a los Oscar, por ''Los caprichos de Elena'', ''Tía y mamá'', ''A Electa le sienta bien el luto'' y ''Amor sublime'', nunca lo ganó pero sí le dieron un premio humanitario por su labor caricativa. Los Globos de Oro la apreciaban mucho más, resultando ganadora en las cinco ocasiones en las que fue candidata. Los premios del Sindicato de Actores, le otorgaron un galardón honorífico en 1976.



Rosalind tuvo una carrera muy irregular, con escasos papeles destacables, sus películas en muchos casos, no estuvieron a la altura de su gran talento, quedando finalmente relegada a un segundo plano. Las últimas generaciones de actores todavía la recuerdan, Scarlett Johansson por ejemplo, manifiestó que la adoraba, que la consideraba maravillosa y una de sus favoritas.



Nacida como Catherine Rosalind Russell el 4 de Junio de 1907 en Connecticut, la apodaban Roz, fue la mediana de siete hermanos, era hija de un exitoso abogado y una periodista de modas, criada dentro de una familia de clase alta, algo poco común en las estrellas del Hollywood dorado. Después de recibir una educación católica, estudió en la Academia de Arte Dramático de Nueva York y actuó brevemente en Broadway, en 1934 firmó un contrato con MGM de siete años, que luchó contra Universal por ella. Debutó como secundaria, en ''Evelyn Prentice'', compartiendo pantalla con una de las parejas cómicas más sobresalientes e inolvidables del añejo Hollywood, William Powell y Myrna Loy.



Durante el rodaje de la excelente ''Luna Nueva'' (un papel memorable por el que empezó a ser reconocida como una gran estrella de primer nivel) con el genial Cary Grant, conoció a su futuro marido, el productor Frederick Brisson, que en aquel momento, era uno de los invitados en la mansión del actor, estuvieron juntos hasta la muerte de ella en 1976 y fueron padres de un hijo, llamado Lance Brisson.

Rosalind compaginaba sus trabajos en el cine, con proyectos teatrales en Broadway, ganó un Tony como Mejor actriz por el musical ''Wonderful Town'' en 1953 y también fue nominada por ''Tía y mamá'', papel que repetiría en su adaptación cinematográfica. En 1971 decide retirarse del cine, fallecería el 28 de Noviembre de 1976, tras luchar duramente contra un cáncer de mama.



Curiosidades

Era amiga íntima de Cary Grant y James Stewart, ambos asistieron a su funeral en 1976. Jimmy leyó un emotivo discurso dedicado a Rosalind, ambos trabajaron juntos en ''No time for comedy''.

Rechazó promocionarse a sí misma como secundaria por ''Picnic'', el estudio no vio esta actitud con buenos ojos, ya que consideraban que si hacia campaña, tenía posibilidades de ganar el Oscar. Se desconoce el motivo de esta drástica decisión de Rosalind.


Cary Grant ejerció de celestino entre ella y su marido, los presentó en su mansión. Previamente a este primer encuentro, el futuro marido de Rosalind, tenía mucho interés en conseguir una cita con ella, Grant se prestó a ayudarlo y era frecuente que disimuladamente intentase meterselo por los ojos a Rosalind durante el rodaje de ''Luna nueva'', en una ocasión por ejemplo, Cary Grant, le comentó si conocía a Frederick Brisson y ella le replicó sarcásticamente: Qué es, el nombre de un sandwich?.

Fue una gran amiga de Joan Crawford, desde que se conocieron en el rodaje de la estupenda ''Mujeres'' de George Cukor. En 1974, la Crawford presentó una fiesta en homenaje a Rosalind Russell, en aquel momento, tenían 69 y 67 años respectivamente, las fotografiaron juntas en este acto y al día siguiente, Joan vio dicha foto en los periódicos y exclamó: ''Si así es como me veo, no me verán nunca más'' y acto seguido, decidió retirarse de la interpretación, hasta su muerte, ocurrida en 1977. Rosalind pese a sus problemas de salud (cáncer de mama y artritis reumatoide), se tomó los últimos años de su vida de manera muy distinta, continuaba asistiendo a eventos públicos. Dicen sus íntimos, que era una persona de enorme vitalidad y alegría.

George Cukor no quería a Rosalind Russell para su papel de ''Mujeres'', pero ella se lo metió en el bolsillo haciendo gala de su gran versatilidad y buen hacer, en las numerosas pruebas que realizó para el director. Su magnífico trabajo fue aplaudido por crítica y público.




Rosalind y James Stewart en ''No time for comedy''.



Citas

''La vida es un banquete y la gente más pobre se muere de hambre''.

''La alegría de vivir es el mejor cosmético de una mujer''.

''El éxito es un romance público y el fracaso un funeral privado''.

''Actuar es estar desnudo de pie y dándose la vuelta muy lentamente''.




Filmografía destacada

''La dama se rinde''
''Tía y mamá''
''Los caprichos de Elena''
''No time por comedy''
''Picnic''
''La reina del Vaudeville''
''Luna nueva''
''Ella y su secretario''
''A Electra le sienta bien el luto''
''Amor sublime''
''La ciudadela''
''Mujeres''



martes, 13 de agosto de 2013

Catherine Deneuve, la dama francesa de hielo



Catherine Deneuve nació el 22 de Octubre de 1943 (69 años) en París, bajo el nombre de Catherine Fabienne Dorléac. Hija de actores, debutó en la gran pantalla con solamente 13 años en ''The Twilight Girls'' (1957), realizó papeles menores en películas de poca enjundia, hasta que llegó su gran oportunidad, su primer gran papel protagonista en la estupenda y colorida ''Los paraguas de Cherburgo'' de Jacques Demy. Tuvo una hermana también actriz (que murió trágicamente en un accidente de coche), Françoise Dorléac, conocida por sus papeles en ''La piel suave'' de François Truffaut y ''El cuchillo en el agua'' de Roman Polanski, además de compartir planos con Catherine en ''Las señoritas de Rochefort''. Catherine en un libro dedicado a su hermana, recuerda a Françoise... ''Cuando ella reflexionaba sobre el futuro, solía ser pesimista, atravesó épocas muy negativas. Decía que no se veía a sí misma envejeciendo, que no sería capaz de vivir así. Nunca pensó en su futuro profesional, así que el futuro se convirtió en una fuente de preocupación para ella. Françoise fue extraordinaria y extravagante. Era mi hermana mayor pero no me aconsejaba. Más bien, yo la protegía a ella. Era algo razonable, también fuí más independiente. Dejé a mi familia muy pronto, demasiado pronto, era una niña. Tenía más experiencia que ella. Françoise era muy frágil.. Durante mucho tiempo, nunca hablé de mi hermana Françoise Dorléac. En verdad, fue un error que lamento, porque parecía como si ella no hubiese existido nunca. El problema que tuve durante mucho tiempo, es que era totalmente imposible para mí, hablar sobre Françoise. Todo ese tiempo lo lamento. Dejé que el silencio se instalase en mi vida. La pérdida de Françoise, fue el momento más devastador de mi vida. Mi duelo me afectó en la manera en que me relacionaba con la que gente que amo. Se volvieron incluso más queridos para mí que antes. Desde la muerte de Françoise, estoy completamente convencida, de que la única manera en que puedes aceptar algo inaceptable, es continuar viviendo nuestra vida por nosotros mismos. Es una necesidad, una necesidad vital. Cuando Françoise murió, no compartí mi dolor, lo guardé dentro de mí. Era joven, trabajaba en el cine y no tuve uno o dos días para llorar. Pero fue algo malo, estar sola aguantando este dolor. Años más tarde, me consumió e invadió mi vida. Aquella fue una época muy complicada. [...] Me hubiese gustado saber como compartir mi tristeza cuando perdí a mi hermana. Soy muy consciente de que ahora lo hubiese hecho mucho mejor''.



Catherine Deneuve es una gran actriz, que en ocasiones me resulta fría como el hielo, seguramente derivado de mi tendencia personal a admirar a intérpretes pasionales o que pisan fuerte (de sangre caliente, vamos) y de repente, me encuentro con una actriz como ella, que actoralmente es diametralmente opuesta (de hecho, a muchos, supongo que les resultará glacial y con razón), pero reconozco que casi siempre es eficiente o realiza una notable interpretación, me quedan claros sus méritos artísticos pero pocas veces me convence, no me llena en conjunto, me sucede algo parecido con Grace Kelly, las veo bellísimas, buenas actrices pero me cuesta empatizar con ellas.
Además, me da la sensación, sobre todo cuando era más jovencita, de que interpretaba papeles con rasgos muy similares, no salía mucho de su patrón establecido de chica mojigata, dulce y fría, incluso cuando colaboraba con grandes como Buñuel o Polanski, sí ese registro lo borda pero me gustaría verla explorar otras facetas que se salgan de su zona cómoda, espero ansiosa verla explotar interpretativamente hablando, porque al visionar más películas suyas, la estoy empezando a ver con otros ojos y me ha ganado un poco más, pero deseo comprobar si puede arriesgar mucho más y forzar sus supuestos límites artísticos, para poder decir libremente, ''es que me ha impresionado (o sorprendido) con su interpretación'', que de momento, lamentablemente todavía no ha sido el caso.
Tanto en ''Bella de día'' como en ''Tristana'', Buñuel la usa para esbozar a personajes con características muy parecidas, jóvenes inocentes que se ven forzadas a madurar o endurecerse por los complicados acontecimientos. Personalmente, donde la he visto mucho mejor, ha sido en ''Los paraguas de Cherburgo'', ''Repulsión'', ''El último metro'' y ''El ansía'', en esas, sí está estupenda. Por lo tanto, queridos fans de la Deneuve, no me coloqueis entre sus detractores, de momento, me sitúo en una zona intermedia, ni me considero una devota admiradora suya ni me desagrada completamente.
    
En general, ha tenido suerte de ser dirigida por maestros como Polanski, Buñuel, Truffaut o Jacques Demy, que han sabido llevarla adecuadamente, considero que uno de sus rasgos favorables como actriz, es su sutilidad interpretativa, por lo que he visto de ella, no tiene mucha tendencia a la sobreactuación, más bien, corre el riesgo precisamente por su sobriedad, de que se confunda con frialdad o de transmitirla básicamente. Curiosamente, luego la veo hablar en entrevistas y tal y me cae bien, no me da esa sensación de mujer fría, supongo que han sido los papeles que le ha tocado representar.

Al que adoro totalmente es a esa fiera interpretativa que fue Marcello Mastroianni, ex-pareja suya con la que tiene una hija, Chiara, que es el vivo retrato de su magnífico padre. Actor tremendamente atractivo y muy contenido, que transmite mucha verdad en su mirada, siempre poderosamente convincente, un intérprete espléndido, en definitiva, uno de los más grandes. De ese tipo de actor que me suele entusiasmar, el que con aparentemente pocos recursos, sin excederse me refiero, consigue lo máximo, llegarte o emocionarte. De qué sirve hacer fuegos artificiales interpretativos para demostrar tu valía? En muchas ocasiones suele decirme mucho más una mirada, que mucha palabrería y gritos. Para mí, el buen actor se demuestra cuando solamente mediante intensas miradas, es capaz de contarte y transmitirte mucho en silencio, sin apenas abrir la boca, eso es un intérprete de pura cepa, englobo a Marcello y a unos cuantos más en esa estirpe única de verdaderos actores.


Curiosidades

Su colaboración en ''Bailar en la oscuridad'', surgió de una carta personal que Catherine le escribió a Lars Von Trier, confesandole que había visto ''Rompiendo las olas'' y que le había encantado y expresandole su deseo de trabajar en alguna ocasión con él, el realizador le ofreció como respuesta ese papel.


Admira a muchos directores americanos, como a Martin Scorsese o a Francis Ford Coppola, comentó en alguna ocasión, que le encantaría trabajar con ellos, pero que éstos no suelen escoger a actrices europeas.

Afirmó públicamente que no le convenció ''Corrupción en Miami'', la primera vez que la vio, pero al verla más veces, reconoció la gran y tensa dirección de Michael Mann.

Ella misma, es consciente de que puede resultar fría y distante a algunas personas.

Fue nominada al Oscar como Mejor actriz por ''Indochina''. Ha sido candidata a muchos César, ganando dos, por ''Indochina'' y ''El último metro'', entre otros importantes premios. 

Nunca ha hecho teatro.

Estuvo a punto de trabajar para Alfred Hitchcock en su última película, pero él murió en la pre-producción y finalmente, el rodaje fue cancelado. Se trataba de la adaptación cinematográfica de la novela de Ronald Kirkbride ''The Short Night'', Catherine comentó, que era una historia de espías, parecida a ''Cortina rasgada'' (1966), en aquel momento, sólo existía la sipnosis. Ella llegó a cenar con el mítico realizador británico en Paris, murió pocos meses después de ese encuentro. A Catherine le hubiese encantado trabajar con él.

Tuvo una relación sentimental en los 70 con el genial François Truffaut, con el que trabajó en las estupendas ''El último metro'' y ''La sirena del Mississippi'', al romper, él experimentó un ataque de nervios. Catherine asistió a su funeral en 1984.

Trabajó en 5 ocasiones con su ex-pareja Marcelo Mastroianni, ''Las cien y una noches'', ''Liza'', ''No tocar a la mujer blanca'', ''Angustia de un querer'' y ''No te puedes fíar ni de la cigueña''.



Citas

''La gente que me conoce, sabe que soy fuerte pero también vulnerable''.

''Soy afortunada. Estoy envejeciendo, al mismo tiempo, que algunos directores''.

''No soy siempre la persona más agradable para conocer en persona, porque olvido muy fácilmente, que soy actriz cuando no estoy trabajando. Vivo de manera muy normal, salgo con amigos, voy al cine o voy a restaurantes. Entonces, si ocurre algo que me recuerda que soy actriz, me vuelvo un poco diferente y las cosas se complican. Me gustan las ventajas; y sé que no está bien lo que voy a decir, pero me gusta ser famosa cuando me conviene y completamente anónima cuando no lo soy.
Curiosamente, la gente cuando viene a verme al set - lo cual no me gusta - se sorprenden y dicen que no soy la persona que conocían. No estoy disponible para ellos cuando estoy trabajando, siempre les digo, que me encantaría verlos pero no durante la grabación de una escena, si no después, porque durante la escena, estoy a lo que estoy. Suelen preguntarme, como puedo permanecer en el set esperando tanto tiempo, que eso debe de ser aburrido. Y entonces les explico, que para un actor esperar, no es lo mismo como si alguien estuviese esperando para ver al doctor. No es el tipo de espera en la cual te aburres. Incluso si pienso en algo más cuando estoy esperando, suelo estar concentrada en la película, en la escena que voy a rodar. Pero suelo cansarme a lo largo de un día entero de rodaje y soy afortunada porque puedo dormirme muy fácilmente''.




Filmografía destacada

''Los paraguas de Cherburgo''
''Repulsión''
''La sirena del Mississippi''
''8 mujeres''
''Bella de día''
''Tristana''
''El último metro''
''El ansía''

viernes, 9 de agosto de 2013

Elizabeth Taylor y Richard Burton, ni contigo ni sin ti


“Es una amante que te vuelve loco, es tímida, ingeniosa, no se deja engañar, es una actriz brillante, bella hasta extremos que superan los sueños de la pornografía, puede ser arrogante y obstinada, es clemente y cariñosa... Tolera mis imposibilidades y borracheras, es un dolor de estómago cuando estoy lejos de ella, ¡y me quiere! Y yo la querré hasta que me muera”. (Richard Burton)

“Hay un vacío en mi vida, que solamente Elizabeth puede llenar. Durante 13 años estuvimos juntos constantemente y compulsivamente. Cómo puedes terminar una relación tan salvaje y perfecta? No puedes. Un romance como el nuestro no termina nunca, únicamente se abandona temporalmente.” (Richard Burton)


Hoy hacemos un repaso a una de las historias de amor más fascinantes e interesantes que ha dado el cine clásico, la pareja volcánica Elizabeth Taylor y Richard Burton, que parece que tenían, un claro caso de dependencia el uno del otro, un ''contigo ni sin ti'' en toda regla.

        
"Nunca me sentí más viva que cuando veía a mis hijos encantados con algo, nunca más viva que cuando veía la interpretación de un gran artista, y nunca más rica que cuando daba un gran cheque para luchar contra el sida". (Elizabeth Taylor)


Elizabeth Taylor fue una mujer llena de contradicciones, adoraba el lujo (especialmente, las joyas) y sin embargo, donaba dinero para actividades benéficas (apoyaba organizaciones que luchaban contra el SIDA, posteriormente fue premiada por sus esfuerzos desinteresados con el premio Príncipe de Asturias a la Concordia), además de su defensa de los homosexuales (cuatro de sus mejores amigos supuestamente lo eran, James Dean, Rock Hudson, Montgomery Clift y Michael Jackson), fue una persona pasional, que pese a su materialismo, tenía acciones positivas hacia los demás. Luchó durante toda su vida contra sus múltiples problemas de salud (fracturas óseas, obesidad, operaciones, un tumor cerebral, etc), era adicta al alcohol y se casó en varias ocasiones, solía decir que no había intimidado con ningún hombre con el que posteriormente no se hubiese casado y que no concebía su existencia en soledad, sin la compañía de una pareja sentimental. Empezó su carrera siendo una niña y los rumores dicen que era muy ambiciosa, se rumoreó que tuvo affaires con muchas personalidades importantes, como Rainiero de Mónaco, Frank Sinatra, etc.

Elizabeth Taylor, la estupenda actriz de la mirada violeta e impresionante belleza, nació el 27 de Febrero de 1932 en Londres, como Elizabeth Rosemond Taylor, aunque sus padres eran americanos. Su madre fue actriz de teatro pero al casarse decidió dejar su profesión. Elizabeth vivió en Inglaterra hasta los siete años. Empezó en el cine en 1943, su primera producción fue con la MGM, firmó un contrato de un año con ellos, se trataba de la cinta ''La cadena invisible''. También tuvo papeles muy menores en ''Alma rebelde'' y ''Las rocas blancas de Dóver'', de 1943 y 1944 respectivamente.
La película que la convirtió en una estrella a temprana edad, fue ''Fuego de juventud'' (1944) cuando contaba con 12 años, daba vida a Velvet Brown, su compañero de reparto era Mickey Rooney. Dicha cinta consiguió un éxito discreto, pero la catapultó a la fama y se volvió una de las estrellas infantiles más solicitadas de la época, gracias a eso, MGM apostó por ella más en serio y le ofreció un contrato de larga duración. Durante los años 40 y 50, rodó múltiples películas (''La senda de los elefantes'', ''Rapsodia'', ''La última vez que ví París'', ''El coraje de Lassie'', ''Recursos de mujer'' o ''Gigante''). Pero la película que hizo que la Academia de Hollywood empezase a fijarse en ella, fue ''El árbol de la vida'', que le valió su primera nominación al Oscar. Su necesario salto a papeles más maduros, lo marcó ''La gata sobre el tejado de zinc'', siendo nuevamente nominada como Mejor actriz, lo perdió a manos de una estupenda Susan Hayward de ''Quiero vivir'', quizás una interpretación más premiable. En total, acumuló 5 nominaciones al Oscar en toda su carrera, llevandoselo en dos ocasiones, por la irregular ''Una mujer marcada'' (aunque ella está bastante bien) y por su espectacular interpretación en ''¿Quién teme a Virginia Woolf?'', que en mi opinión, a lo largo de su carrera, no ha superado el espléndido nivel de su actuación en esta inolvidable cinta. A los cinéfilos ávidos de descubrirla como buena actriz, les recomiendo unos cuantos títulos fundamentales de su filmografía, para ver más allá de su esplendorosa y sensual belleza, debeis de echarle un ojo a ''Un lugar en el sol'', ''De repente, el último verano'', ''Una mujer marcada'',  ''¿Quién teme a Virginia Woolf?'', ''La gata sobre el tejado de zinc'' y ''Cleopatra'', esas seis cintas son indispensables para darse cuenta de que Liz era mucho más que una cara bonita, una estupenda intérprete, que en ocasiones, no estaba lo suficientemente aprovechada. Solía ejecutar roles de mujeres fuertes, con mucha personalidad e intensas, con rasgos claramente similares al torrente de mujer que fue ella en la vida real. La consideraban la última gran estrella del Hollywood dorado, era una de las actrices más admiradas y respetadas, cosechó múltiples nominaciones y galardones a lo largo de su dilatada carrera.



Nacido como Richard Walter Jenkins, el 10 de Noviembre de 1925 en Gales, Richard Burton era una persona complicada, ruda y de opiniones escandalosas, se declaró públicamente comunista y durante su existencia, dudaba de su propia sexualidad, para el amor, no hacía distinción de sexos, de hecho, se comentaba que tuvo amantes masculinos, como Laurence Olivier, etc. En un acto de valentía y osadía para la época, decía que... "No estaba seguro de si era homosexual, heterosexual o bisexual pero que le echaría los tejos a todo lo que le gustase, fuese hombre o mujer". Alcohólico, maleducado y temperamental, despreciaba la interpretación, al considerarla "una actividad afeminada y ridícula para un verdadero hombre".
A pesar, de que reconoció en una de las cartas que le envió a Elizabeth Taylor, que se recogen en el interesante libro ''El amor y la furia'' que la maltrató durante su matrimonio que duró 10 años, sentía una profunda veneración por Elizabeth y la amó apasionadamente hasta el fin de sus días... “Es una amante que te vuelve loco, es tímida, ingeniosa, no se deja engañar, es una actriz brillante, bella hasta extremos que superan los sueños de la pornografía, puede ser arrogante y obstinada, es clemente y cariñosa... Tolera mis imposibilidades y borracheras, es un dolor de estómago cuando estoy lejos de ella, ¡y me quiere! Y yo la querré hasta que me muera”. Sus fuertes carácteres, chocaban con asiduidad, pero su amor les dejó una huella indeleble. Dicen que el principal detonante de la adicción de Burton al alcohol, es que se sentía tremendamente culpable de que su hermano se hubiese quedado inválido para siempre, a raíz de un accidente de coche, que tuvo estando con él.
Estuvo nominado en siete ocasiones a los Oscars, aunque nunca llegó a ganarlo, de entre lo que he visto suyo, destaco especialmente sus magníficos trabajos en ''Becket'' y en ''¿Quién teme a Virginia Woolf?''. Los BAFTA, los Globos de Oro y los premios David di Donatello, sí reconocieron su gran valía como actor, siendo premiado en varias ocasiones. Personalmente, reconociendo sus méritos artísticos, es un intérprete con el que no conecto demasiado, todo lo contrario que me ocurre con la Taylor.
Montgomery Clift que fue un actor de método, atacó duramente a Burton por su manera de actuar, decía que no interpretaba, que sólo se limitaba a hablar.




''La gata sobre el tejado de zinc'', marcó un antes y un después en las carreras emergentes por aquella época de dos de los rostros más bellos del cine, a Paul Newman lo confirmó como un actor de mucho talento más allá de su cara bonita y Elizabeth dio un importante paso hacia papeles mucho más adultos y complejos. En mi opinión, Newman está espectacular, mejor que la Taylor, ya que se beneficia de un papel más interesante y con más matices, aunque ambos están estupendos. Cuando el rodaje estaba casi concluído, Elizabeth Taylor recibió una mala noticia, su tercer marido Michael Todd, había fallecido en un trágico accidente de aviación. La actriz quedó tan abatida, que estuvo semanas sin volver al rodaje, la producción corrió el serio peligro de cancelarse, hasta que Paul Newman intercedió y la animó a volver, se dice que el actor, que en aquellos tiempos, estaba recién casado con Joanne Woodward (se conocieron en el rodaje de ''El largo y cálido verano'' y se casaron poco después en una ceremonia privada), tuvo un encuentro íntimo con Elizabeth, en su intento de consolarla y apoyarla en aquellos complicados momentos. A la mañana siguiente, Newman se arrepintió de aquel revolcón, porque no estaba enamorado de la actriz y no deseaba convertirse en su nuevo marido. En la novela ''El amor y la furia'' que contó con el apoyo de la actriz, se relata, dicho interesante pasaje de su vida, aunque se centra más en el apasionado y turbulento amor que vivieron ella y Richard Burton.


Elizabeth Taylor y Richard Burton se enamoraron durante el rodaje de la fastuosa y gran película ''Cleopatra'', ambos estaban casados en aquel tiempo, su amor traspasó la pantalla. En la película de Mankiewicz, Elizabeth sobresalía, no solamente por su deslumbrante belleza, si no también, por su estupenda interpretación. Burton también está bien, pero queda en un segundo plano, su papel tiene menos peso en la historia. Burton al principio se burlaba de ella, llamandola ''gorda'', para acto seguido, caer rendido ante su belleza y gran talento, de hecho, durante el apogeo de su relación la definió así... «Tú eres probablemente la mejor actriz del mundo, lo que junto a tu extraordinaria belleza te hace única».
La cinta tuvo un rodaje muy costoso y complicado, pasó por las manos de varios directores, hasta que Elizabeth escogió personalmente al magistral Joseph L. Mankiewicz para llevar el barco a un buen puerto, ya había trabajado antes a sus órdenes, en la magnífica ''De repente, el último verano''. La producción también sufrió varios retrasos por los problemas de salud de la actriz, que tuvo que ser operada mediante una traqueotomía, entre otras cosas. 

En mi opinión, la mejor película en la que ambos compartieron planos, siempre será el brillante debut de Mike Nichols ''¿Quién teme a Virginia Woolf?'', desgarradora e incisiva radiografía de un matrimonio en crisis, que también es un certero retrato de la destrucción que genera una adicción tan monstruosa como el alcohol, en mi opinión, una de las mejores películas sobre este peliagudo tema que ha dado el cine clásico, junto a las estupendas ''Días sin huella'' y ''Días de vino y rosas''. Probablemente, la cinta era un fiel reflejo de su conflictiva relación en la vida real, Burton siempre batalló contra su adicción al alcohol, en su relación sentimental de amor-odio, corrió la bebida y las peleas solían ser descomunales, vivieron un amor muy pasional y autodestructivo, que los marcó a ambos, de hecho, al parecer, nunca se entendieron del todo bien, de Burton se confirmó que la maltrató mientras estuvieron casados, en unas cartas que hizo públicas muchos años después Liz... "Debes saber, por supuesto, lo mal que te trato. Pero lo fundamental y más vicioso, canallesco, criminal y hecho indiscutible es que no nos entendemos en absoluto. Eres tan distante como Venus, el planeta, me refiero". Se casaron por primera vez en Montreal, su unión duró 10 años, de 1964 y 1974 y 16 meses después del divorcio, se volvieron a casar en 1975, ya que no se habían olvidado, tenían una notoria adicción el uno del otro, especialmente Burton. En esta última ocasión, sólo duraron un año. Burton se resistía a la idea de separarse de Liz, en la novela ''El amor y la furia'', salen a la luz unas cartas inéditas que el actor le dirigió a su amada, en una de ellas, aseguraba que... "Si me dejas, tendré que quitarme la vida. No hay vida sin ti".


El actor galés murió el 5 de Agosto de 1984 en Suiza, a los 58 años a causa de una hemorragia cerebral, pero nunca perdió el contacto con su ex-esposa, le mandaba constantemente cartas, de hecho 3 días antes de su fallecimiento le envió una última carta, que la actriz, guardó siempre en su mesita de noche, en ella, el actor le pide insistentemente una nueva oportunidad, que quiere ''volver a casa'' y que nunca no fue tan feliz como con ella. Liz leyó dicha misiva, cuando acababa de llegar de su funeral, en aquel triste momento, se rumorea que dijo... "Quizá nos hayamos querido demasiado... Recen por nosotros."    
En la primera entrevista que realizó Elizabeth, tras la muerte de actor, lo recordaba con cariño... "Richard era magnífico en todo el sentido de la palabra. Y en todo lo que hacía. Desde los primeros momentos en Roma estuvimos siempre loca y poderosamente enamorados. Tuvimos tiempo, pero no el suficiente."
La Taylor falleció mucho después (el 23 de Marzo de 2011 a los 79 años de edad), pero durante su existencia, siempre manifestó su deseo de ser enterrada al lado de su querido Burton en Suiza.



Su legendaria historia de amor, ha dado pie, a dos telefilms recientes, uno americano llamaba ''Liz and Dick'' con la polémica Lindsay Lohan como Liz y otro británico con una factura de mejor calidad, ''Burton and Taylor'', con una estupenda actriz camaleónica como es Helena Bonham Carter para ejecutar el papel de la inmortal Taylor.




 

Subscribe to our Newsletter

Contact our Support

Email us: Support@templateism.com